Registro

Olvidé mi contraseña

Atención por whatsapp: 5519520465 / 5525586749 / 5559898450

¿Cuándo puedo usar un movilizador pasivo de rodilla?

El movilizador pasivo de rodilla (CPM) puede ser utilizado por el paciente durante su estancia en el hospital, y hasta 3 semanas después de la cirugía. El propósito del movilizador pasivo de rodilla es brindar apoyo a alzcanzar y mantener el movimiento de la articulación después de la cirugía de reemplazo de rodilla.

El movilizador pasivo moverá la rodilla a través de un rango de movimiento sin que sea necesario que el paciente utilice todos sus músculos para mover la pierna. Existen diferentes protocolos que el especialista puede indicar para el uso del movilizador pasivo de rodilla. El más común es que el paciente comience con un rango predefinido en la flexión de rodilla, y posteriormente incrementarlo diariamente.

Al utilizar un movilizador pasivo de rodilla, debemos asegurarnos de colocar de forma correcta la cobertura acolchonada con el fin de llevar a cabo una terapia adecuada a la extremidad.

¿Cómo rentar un movilizador pasivo de rodilla?

Contáctenos vía telefónica al 01(55) + 5639-2044 / 3548-3970 / 6568-8197
O si lo prefiere envíenos un mail a info@medicalpremium.com.mx
Y un representante le atenderá para que usted cuente con el equipo lo más pronto posible.

 Después de la cirugía de rodilla

La rehabilitación adecuada e intensiva es un paso importante para un óptimo resultado después de la cirugía reconstructiva de ligamentos o reemplazo total de la misma. La primera etapa de la rehabilitación es la deambulación o actividad delicada de los pacientes y la recuperación del rango de movimiento en la rodilla.

Movimiento pasivo continuo o “CPM” por sus siglas en inglés

Leer más

Linfedema y Nutrición

El linfedema es una inflamación crónica que ocurre cuando hay daño o bloqueo de los ganglios linfáticos, lo que hace difícil que el líquido linfático drene adecuadamente.

Hay una serie de causas de linfedema, incluyendo infección parasitaria, lesión o trauma, radioterapia, cirugía, tumores e infecciones de la piel.

Es común que las mujeres que han sido tratadas por cáncer de mama desarrollar linfedema en sus brazos. Leer más

Dedos de martillo ¡¡¡el pie pide auxilio!!!

Si alguna parte de nuestro cuerpo pudiera reclamarnos falta de cuidados, serían los pies, debido a que pocas veces les prestamos atención.
Un problema común, y que es evitable, es la deformidad llamada dedos de martillo“.
Afecta tendones y articulaciones por usar calzado muy ajustado.
Lo cual puede llevar al paciente al quirófano tras haber sufrido interminables molestias.
¿Sabías que para que los pies sostengan nuestro peso reparten el equilibrio de la siguiente manera: 25% en el dedo pulgar o “gordo” (primer ortejo) otro 25% en el resto de los dedos y el 50% en el talón?
Los dedos (ortejos) son una parte del pie mucho más importante de lo que pensamos.
Y descuidarlos puede representar horas de dolor y dificultades al caminar.

Hay dos tipos de dedos de martillo: 

Flexible. Los ortejos afectados normalmente se enderezan cuando el paciente se pone de pie y el peso recae sobre ellos. La solución puede inicialmente estar en el uso de almohadillas que protejan la protuberancia, así como de zapatos más cómodos. En casos graves se aplican inyecciones desinflamantes directamente en la zona afectada.

Rígidos: No se enderezan, y están asociados con dolor y formación de los callos. Las razones por las que esto puede ocurrir son defectos congénitos (al nacer), uso de calzado muy apretado y artritis (inflamación de las articulaciones).

 Fuente: Salud y Medicinas